Un estudio americano investiga los patrones dietéticos y su relación con el deterioro cognitivo

Conclusiones

  • Los patrones dietéticos durante la mediana edad no parecen contribuir al deterioro cognitivo posterior.

Por qué importa esto

  • La demencia afecta principalmente a las personas mayores y está relacionada con el deterioro progresivo del funcionamiento del cerebro. Investigaciones anteriores sugieren que los hábitos alimentarios influyen en el riesgo de deterioro cognitivo y demencia.

  • Definir la relación entre hábitos dietéticos específicos y participación cognitiva puede ayudar a diseñar estrategias de prevención para personas con riesgo de desarrollar demencia.