Las variaciones genéticas características de cada sexo no explican por qué la enfermedad de Parkinson es más frecuente en hombres que en mujeres

Conclusiones

  • Las variaciones genéticas autosómicas frecuentes no explican las diferencias entre sexos en la prevalencia de la enfermedad de Parkinson.

Por qué importa esto

  • Los estudios de asociación hologenómica han permitido identificar numerosos factores de riesgo genéticos de la enfermedad de Parkinson, pero las causas genéticas de las diferencias en la prevalencia de la enfermedad entre hombres y mujeres siguen sin estar claras.

  • Estos resultados, obtenidos con varias cohortes grandes de casos y controles, indican que la disparidad en la prevalencia no se explica por las diferencias en los cromosomas sexuales, lo que da a entender que los efectos ambientales podrían contribuir a la etiología de la enfermedad de Parkinson para cada sexo.